Entrevista a una profesora del Fernando el Católico

Verónica Marco, profesora de infantil del CEIP Fernando el Católico

Verónica Marco: “La Máquina de Bailar ha sido una actividad muy motivadora para los niños”

Verónica Marco es tutora de 3º de Infantil del CEIP Fernando el Católico, uno de los cursos de este colegio que han estado participando en el proyecto de La Máquina de Bailar entre los meses de marzo y abril.

¿Cual fue tu primera impresión cuando te dijeron que La Máquina de Bailar iba a venir a tu colegio?

Nos lo contó el jefe de estudios como un proyecto que podía ser muy interesante para los niños y las niñas y nos envió un enlace de cuando la máquina había estado en el colegio Santo Domingo para que viéramos en qué consistía. Antes de verlo decías “¿qué será eso de la máquina de bailar?” pero después de ver todo lo que habían hecho, y sobre todo el circuito que nos emocionó, pensamos que nos encantaría tener ese circuito en nuestro patio. Aquí el patio de recreo es muy soso, el cemento no está bien cuidado, no tiene casi recursos para que los niños puedan jugar. Por lo que todo el claustro de profesores estuvimos de acuerdo en llevarlo a cabo en el colegio.

Y en cuanto al patio como ámbito educativo y de relación, ¿ves alguna diferencia entre lo que pasa en el patio y lo que ocurre en las aulas?

La principal diferencia es que en el patio los alumnos y alumnas están en un espacio más abierto en el que pueden expandirse más y hacer un poco más lo que quieren dentro de unos límites, por supuesto. Nosotros también proponemos algunos momentos con actividades, con materiales, para que no sea siempre juego libre. Un día a la semana son juegos dirigidos y otro día sacamos una caja con juegos para que jueguen con ellos libremente. Entonces pensamos que el circuito podríamos utilizarlo en esos momentos de actividad más dirigida, o también que los niños pudieran jugar con él de manera libre.

Una vez que ya ha pasado todo el proceso de la máquina, ¿qué valoración harías de él, qué destacarías?

Considero que ha sido una actividad muy motivadora para los niños y las niñas. La esperaban los martes con muchas ganas. Aunque en el aula también hacemos bailes, danzas, canciones…, ha sido de una manera más espontánea, dejándoles hacer y experimentar con su cuerpo a través de la música siguiendo los trayectos que hacía Lucía. Cada día decían “¿a ver qué pasa hoy? ¿hoy qué tenemos?”. Yo sobre todo lo que he visto es motivación y que les ha permitido otra manera de expresarse.

¿Crees que de alguna manera quedará algún rastro de esta actividad en el colegio?

La única pega, por el estado en el que está el asfalto, es que se decidió hacer el circuito en el patio de 5º y 6º y creo que lo utilizarían más si se hubiera hecho en el de Infantil. Pero tengo la idea de seguir aprovechándolo y disfrutándolo aunque no sea en horarios del recreo.

¿Alguna cuestión significativa que no haya salido todavía en la conversación?

Sobre todo destacar la labor de los integrantes del proyecto La Máquina de Bailar, y especialmente de Lucía que era la persona encargada de llevar a cabo las actividades con los niños y niñas. Ha sabido motivarles, tenía mucha paciencia, y el profesorado hemos estado ahí para ayudarla en lo que necesitara. Los alumnos y alumnas aún me preguntan si va a volver y yo les recuerdo que ya fuimos todos juntos a entregar la Máquina al Ramiro Solans, otro colegio público del barrio Oliver.

En general yo me he quedado muy contenta y ojalá Trayectos o la Máquina venga a otros cursos a hacernos alguna actividad diferente, con estas ideas, porque los chicos lo agradecen y el profesorado también. O sería genial si hicieran algún espectáculo que pudiéramos ir a ver, porque todo eso es educación, la educación es el cómputo de todo. Sobre todo, muchas gracias y aquí estamos para lo que queráis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top